“Empecé a ser un capullo en 1975 y se me olvidó parar”: ROCKET MAN

247
Compartir
Carátula de Rocket Man
Presentación de la película Rocket Man (2019)

Frase 1: “Empecé a ser un capullo en 1975 y se me olvidó parar” (Taron Egerton como Elton John en “Rocket Man”)

Genial, ¿no? Esto es pedir perdón de forma sutil y con la boca pequeña por ser un auténtico imbécil. O por haberlo sido. Es como decir “sé que he sido un idiota, cabrón y estúpido durante más de quince años, pero qué quieres que te diga, es que no me dio la vida para pararme a dejar de serlo, ya lo siento”. Dejar de ser un capullo requiere un esfuerzo y un trabajo, hay que recorrer un camino, y desde luego que esta frase está pronunciada en el comienzo de ese tránsito. Porque a la hora de decirlo, a la vista está, se sigue siendo un capullo.

Esta va a ser la primera de nuestras frases de cine para reflexionar. Las vamos a coleccionar. Ya veremos en qué lugar la ponemos en un eventual ranking que podamos construir más adelante, pero con ella y con la peli a la que pertenece nos estrenaremos. Pertenece a Rocket Man (2019, Dexter Fletcher), el film que relata la historia de Reginald Dwight, un joven inglés en el que el talento musical emerge de forma inesperada pero imparable en un momento de su difícil adolescencia, a finales de los años cincuenta del siglo XX, filtrándose por la tristeza que padece hasta terminar explotando e imponiéndose a la terrible falta de afecto que le ha formado una personalidad inocente y llena de dudas. Una vez que se le abre el cauce adecuado, ese talento descomunal fluye libre e impulsa a Reggie a una nueva vida que transforma completamente su identidad. De pronto es Elton John, un músico de éxito mundial en el que confluyen fortísimas contradicciones y que tarda muchos años en controlar su propia realidad para evitar una destrucción segura.

“¿Cuándo me vas a abrazar?”

Entre las muchas miserias que esta película biográfica descubre de la vida de Reginald Dwight / Elton John, dos vidas en una, destaca su terrible desazón por no conseguir sobre todo el amor de su padre, a quien pregunta “¿cuándo me vas a abrazar?”, para obtener una respuesta fría y descorazonadora: “No seas blando”. El diálogo es muy triste, y la secuencia de gestos más la descripción de la convivencia familiar retratan una realidad casi desgarradora que solo salva la abuela. Afortunadamente hay una abuela. ¿Qué merecen los padres que no son capaces de amar a sus hijos?

Elton John busca ayuda. Detrás de sus conciertos multitudinarios, de sus éxitos consecutivos,  de sus ventas millonarias y de sus característicos vestuarios imposibles hay una existencia atormentada en la que la confusión y la falta de apoyos verdaderos son constantes y motivos principales de su abandono depresivo. Entre tanta carencia afectiva le salva la lealtad de su letrista, Bernie Taupin, al que conoce de forma totalmente casual y es probablemente este el hecho más afortunado de su vida, que no es poca cosa. Pero llega el día que Elton busca ayuda y nos quedamos con esto, sin adelantar más a quienes no hayan visto la película, que hacer spoiler no es el leit motiv ni ha de ser “daño colateral” de esta iniciativa. Ese es el momento y ese es el hecho en el que nos instalamos para pensar. No es cuestión ni de contar ni de valorar el film. Estamos más o menos en 1991 –calculamos– cuando Elton John busca ayuda. “Empecé a ser un capullo en 1975 y se me olvidó parar”. Pero entonces paró. Por lo menos y por fortuna, al menos por la cuenta que a él mismo le traía, paró. Han pasado 19 años desde entonces y el músico genial disfruta hoy de la segunda parte de su vida, plácida y parece que, ahora sí, plena. Lo celebramos, que bien está que lo pase bien quien tanto sufrió y al mismo tiempo tanto nos hizo sentir a través de sus canciones.

Hasta de ser un capullo se puede parar. ¿Qué pensáis?

VALORACIÓN ROCKET MAN 1

Críticas de la película Rocket Man

Lo nuestro no es valorar las pelis desde un punto de visto técnico, ni conceptual. Ni siquiera semiótico, que es lo que podríamos hacer. Decimos si nos ha gustado o no. Algunas críticas, aquí:

Crítica de FOTOGRAMAS.

Crítica de SPINOFF.

Crítica de EL PERIÓDICO.

Crítica de ECARTELERA.

Crítica de EL MUNDO-METRÓPOLI.

Critica de EL PAÍS.

Crítica de ABC.